Asana (parte II)

Asana (parte II)

STHIRA SUKHAMASANAM

Sthira: firmeza; sukham: cómoda; asanam: postura

Casi todo en yoga da para muchas charlas, opiniones, y, casi cualquier termino te podría valer para escribir tratados.

Sobre el siguiente tema podría escribir y escribir; sobre todo una mente inquita y buscadora como la mía. Pero voy a intentar ser escueta y contenerme haciendo una selección de contenido concreta y clara.

Una de las técnicas más conocidas en yoga es el asana. Y, como dije en el primer post sobre esto ( https://estudio108.es/asana/ ) el asana no es una pose sin más; hay una acción física pero no es ejercicio físico; no es un simple circo, aunque a veces se vean posturas imposibles.

En este articulo nos centraremos, más que en la definición de asana, en las cualidades.

Pero, es imprescindible saber el significado de asana. A mí me gusta como lo recoge Eddie Stern en su libro Una cosa sencilla

La palabra asana significa “asiento”. Etimológicamente está compuesta de dos silabas “as” es un verbo que significa “sentarse” y “ana” que significa “aliento” “respiración”. Así pues, asana es sentarse en compañía del aliento”

Los primeros asanas que se conocen son asanas usados para meditar. Asanas en los que se ve al practicante sentado en el suelo con diferente posición de piernas. Estas posturas datan antiquísimas. Miles de años antes de Cristo.

Así pues, el yogui se sienta para meditar en compañía de su respiración. Pero para sentarnos en compañía de nuestra respiración durante un largo o moderado periodo de tiempo debe de haber un trabajo de concentración, una implicación mental (por lo menos al principio). No debe de haber letargo para no dormirnos, ni tampoco excitación. Por lo tanto, asana es un estado físico, mental y energético.

SENTARSE A MEDITAR

Sentarse a meditar sin más, puede ser para muchos cuerpos y mentes una práctica poco accesible, bien por dolencias físicas, bien por dificultad de concentración, bien por pensamientos recurrentes, y mucho más. Y, si no estamos concentrados el asana se transforma en una simple pose, una estatua.

Para evitar estos problemas que nos impiden estar en asana, el yoga nos dice las cualidades que debe tener un asana. Cualidades descritas por primera vez en los yoga Sutra de Patanjali. No se sabe muy bien de qué fecha proceden estos versos, de hecho, se datan desde 5000 a.c hasta el 300 d.c (de locos)

Así Patanjali en el libro dos, verso 46 nos dice que el asana debe de ser (traducciones procedentes de diferentes fuentes).

Sthira: firmeza, permanente, duro, solido

Sukham: cómoda, buen espacio, suave,

asanam: postura

T.K.V. Desikachar en su obra Health, Healing, and Beyond define sthira como “vigilancia sin tensión” y sukha como “relajación sin embotamiento”.

¿Qué deduzco de esto? Que para que una postura sea un asana debe de predominar el equilibrio.  Y como el asana es física, mental y energética, el equilibrio ha de ser a todos los niveles.

Para llegar a ello hay trabajo de entrenamiento previo a la postura de meditación de la que hablábamos párrafos arriba.

A lo largo del tiempo el yoga, que siempre ha estado en evolución, ha ido introduciendo asanas de diferente ejecución y con diferentes fines para ir acomodando mente, cuerpo y energía hacia sthira sukham. De manera que el yogui / yoguini pueda sentarse a meditar sin interrupciones, con estabilidad y comodidad.

PRANA CONGELADO

Los seres humanos acumulamos tensiones, dolencias, toxinas, problemas, que nos impiden el equilibrio. Que nos impiden sthira sukham.

Hay situaciones en la vida que no nos permiten drenar la tensión acumulada.

Nuestro sistema simpático encargado de huir o luchar ante lo que considera una amenaza (ya se un león o un conejo) muchas veces no puede reaccionar huyendo o luchando. Por ejemplo, cuando nos castigan de pequeños, problemas en la oficina o en el colegio. Hay ciertas situaciones que vemos como una amenaza en las que no podemos huir o luchar o gritar.

Este sistema simpático se drena gracias a la huida y la lucha, o gracias a la respiración.

Cuando no es drenado la tensión, rigidez o bloqueo se queda en el cuerpo físico como una huella. A esto le llaman los yoguis “prana congelado”. Emociones atrapadas.

Si yo poseo estas tensiones no voy a poder estar cómoda /o  ni en mi cuerpo, ni en mi mente .

Pues bien, los asanas y sus vinyasas, previos a la postura final de meditación, nos ayudan a liberar esas tensiones, esa energía congelada en el cuerpo. Los asanas limpian, purifican (entiéndase por purificación una limpieza a nivel más profundo).

La tensión, el sistema nervioso y el patrón mental están comunicados, por lo tanto, al liberar la tensión se liberan los otros dos.

Para el yoga cuerpo y mente son uno y la ciencia lo va corroborando. Otra cosa es que deban de ser diseccionados para su estudio.

¡Cuando yo limpio mi cuerpo, libero mi mente!

Esto lo consigue el asana gracias a la respiración consciente (voluntario o no), gracias a la escucha acentuada hacia el cuerpo físico, gracias a la intención, gracias a los vinyasas  ( variantes dentro de una postura y movimiento vinculado al aliento), gracias a la conciencia.

En cada asana que hagas en clase antes de sentarte en postura final ten en cuenta esto.

PARA MI

Para mí, sthira es estabilidad; sostenerte contra viento y marea; es tener un cuerpo, una casa, solida, con buenas raíces; para mi es fortaleza mental, principios, es tener foco.

Y para mi sukham es sentirme cómoda con lo que hay en mi cuerpo y en mi mente. Bien por que he conseguido liberar mis tensiones o bien por el gran trabajo de aceptación hacia lo que hay cuando lo que hay no se puede cambiar. Es poder respirar en cada postura, es tener espacio en mi mente y en mi cuerpo para avanzar hacia algo más profundo.

Para terminar, te transmito estas palabras de Sri Satchidananda en su traducción de los Yoga Sutra (hay diferentes traducciones de estos versos hechas por diferentes autores).

“Cualquier pose que nos trae comodidad y en la que nos mantenemos firmes es un asana. Puede que suene fácil ¿Pero en cuantas poses estamos realmente cómodos y podemos mantenernos firmes?”

Esto nos lleva a que una vez que el yogui consigue encontrar equilibrio, poder meditar, la meditación debería transportarse a la acción. A nuestro día a día a través de la capacidad de la contemplación.

Yo te deseo sthira sukham en tu día a día.

Namasté